Visitar estos dos link.

martes, 2 de abril de 2013

«Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso.»

« ¿No eres tú el Cristo?
 Pues ¡sálvate a ti y  a nosotros!»

Invoco  al Espíritu Santo para que nos ilumine y que  estas palabras nos  puedan servir para una profunda y humilde reflexión.

Como pueblo de Dios e Iglesia Santa, estas palabras también  sean aplicadas a nuestras vidas y logren un profundo  cambio en nuestra forma de pensar y actuar y sepamos elegir siempre el camino correcto a seguir en el diario vivir en nuestras vidas.

«Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso.»

Los dos malhechores con que fue crucificado nuestro señor Jesucristo son Dimas, el buen  ladrón a la derecha, y Gestas que se encontraba a la izquierda, el cual  era el mal Ladrón que le dijo a nuestro Señor,
« ¿No eres tú el Cristo?
 Pues ¡sálvate a ti y  a nosotros!»

Se dice que el ladrón bueno Dimas, solo  reconociendo a Jesús, con humildad absoluta, fue el primer Santo canonizado en vida por nuestro Señor, Jesucristo de la historia.

El cual se celebra el 25 de marzo según
 la iglesia católica.

Solo por expresar públicamente y ante nuestro señor Jesucristo   desde lo más profundo de su corazón y con sinceridad absoluta, cito nuevamente el texto:

« ¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena?
 Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos;

En cambio éste nada malo ha hecho.»
Y decía:

«Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino»
Jesús le respondió:

«Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.»”
Todos los hombres  en nuestra  Vida, vivimos  y somos como los dos ladrones.

También hemos obrado con miedo, con irresponsabilidad en nuestras vidas,  nos ha faltado la Fe.

Y a un teniendo Fe,  no la ponemos en práctica como es debido.

Hoy reflexionemos renovemos nuestra Fe en Jesucristo.
como lo hizo el buen ladrón  Dimas  a pesar de sus pecados y debilidades.

Quiero que recordemos también otro pasaje de los evangelios  a los cuatro amigos de un  paralítico que al no encontrar por donde llevarlo donde Jesús, por que había mucha gente en la entrada, decidieron meterlo por el techo para que nuestro Señor lo curara.

Cuando Jesús vio la fe que tenían, le dijo al enfermo:

—Hijo mío, tus pecados quedan perdonados.

Algunos maestros de la ley que estaban allí sentados, pensaron:

“¿Cómo se atreve este a hablar así?

 Sus palabras son una ofensa contra Dios.

Solo Dios puede perdonar pecados.”
Pues voy a demostrarles que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados.

Entonces le dijo al paralítico:

A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.

El enfermo se levantó en el acto, y tomando su camilla salió de allí.

Como buenos amigos, como buenos hijos, como buenos padres,  hermanos y  vecinos, comprometámonos hoy a acercar a la Iglesia alguien de nuestra familia,  que este enfermo  en el alma y sufre en su interior por la falta de Fe.

Por falta de creencia o conocimiento en Dios.  o simplemente  por que no se comporta adecuadamente según lo manda nuestro Señor.
Comprometámonos hoy en este Viernes Santo en esta la casa del Señor, Arrepintiéndonos de corazón como Dimas el buen ladrón, de todas nuestras faltas y pecados.

Nuestro Señor y Salvador vino al mundo no para Juzgar al hombre si no para que todo el que crea en El, y siga su camino se salve.

Digámonos  desde nuestro interior y con sinceridad ahora todos y en silencio.

«Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino.»

Podemos estar seguros que el siempre nos responderá

«Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.»

Cuando  desobedecemos y hacemos nuestra propia Voluntad y no la de Dios es cuando pecamos.

Nos dejamos tentar por los ángeles caídos, por el Diablo que anda rondando a toda  hora para no dejar al hombre acercarse a Dios y que no seamos felices.

La creación entera incluido el hombre se realizo por Amor de Dios y con mandato del fiel cumplimento de las leyes universales de la creación que están  plasmadas en los 10 mandamientos.

Todo lo que se aparte del bien, del Amor, va en contra de la voluntad de nuestro creador.

Todos nosotros oramos y repetimos a diario el Padre Nuestro la oración por excelencia enseñada por nuestro Señor Jesucristo, en una de sus partes dice: hágase tu Voluntad en la tierra como en el cielo.

Que fácil es decirlo, que difícil cumplirlo, lo que mas nos cuesta es cumplir la voluntad del padre celestial, siempre hacemos nuestros caprichos nuestra propias ideas y deseos y nuestras malas, inclinaciones, como el mal ladrón Gestas.

En muy pocas  veces estamos dispuestos a sacrificarnos por cumplir cabalmente la voluntad del padre celestial y siempre  nos andamos justificando siempre ante Dios y los hombres.

El padre nuestro termina con estas dos últimas frases:

Y no nos dejes caer en la tentación y líbranos
De todo mal.

En el mundo existen lo material y lo espiritual, nosotros los seres humanos pertenecemos a las dos, pero existen otros seres solo espirituales que no poseen materia y que son solo espíritu y se clasifican de forma sencilla en buenos y malos.

Los buenos pertenecen al ejército de Dios y son sus ángeles.
Al igual existen los ángeles malos, que también fueron creados por Dios y eran  buenos.

Pero, que se revelaron al principio de la creación en cabeza de uno y no quisieron, ni quieren cumplir la voluntad de nuestro padre Dios ni las leyes que rigen toda la naturaleza creada por Dios.

Como Dios es incapaz de obrar el mal contra algún elemento material y espiritual de su creación por ello Dios,  dejo libre tanto al hombre y a los espíritus o Ángeles malos, para que experimentaran por su propio albedrío o por su propia cuenta, los resultados y las consecuencias de sus actos tanto en lo material como en lo espiritual.

Muchas de las situaciones malas  que vivimos a diario son el resultado de nuestras  propias  y malas decisiones tomadas en el pasado y no basadas en el amor de Dios y su Justicia para con nosotros mismos y los demás.

Les menciono nuevamente lo que le dijo el buen ladrón
 a Gestas el mal ladrón.

Y tú, que sufres la misma pena, ¿no respetas a Dios? 
Lo nuestro es justo, pues recibimos la paga de nuestros delitos; éste en cambio no ha cometido ningún crimen. 

Por ello nuestros primeros padres Adán y Eva se dejaron tentar por los ángeles malos y ellos consintieron y cometieron el primer pecado de la historia de la humanidad en la creación.
Que consiste en el No cumplimiento de las leyes universales de la creación impartidas por Dios.

El Diablo tienta pero el hombre consiente.

Si nosotros los hombres rechazamos y no aceptamos la tentación, el mal no obrara o no se realizara en nosotros y en la creación ni en  los demás y por lo tanto no habrá pecado.

Cuando no obramos  de acuerdo a las leyes de Dios,  y  nos dejamos tentar y  consentimos es entonces cuando pecamos somos como Gestas.

Todos nosotros  tenemos esa inclinación al mal desde que nacemos.

Primero, por nuestros primeros padres adán y Eva según las escrituras.

Segundo, por nuestra propia culpa, por falta de conocimiento de Dios, por debilidad e inclinación o por voluntad propia de forma racional, conscientes que estamos cometiendo o  realizando algo indebido.

Tercero por la tentación que a cada instante los Ángeles malos nos incitan o ponen para que caigamos y nos apartemos de Dios y sus delicias que son  la felicidad y la Paz.

El hombre fue creado por Dios por Amor, fue hecho  a su imagen y semejanza, llevamos sus mismos propósitos sus medidas su sello su aliento y su Gracia su Espíritu Santo en nuestro interior.

Fuimos creados para ser felices.

Dios, dejo libre al Hombre  para que escogiera por su propia cuenta que camino seguir si  las leyes del Bien creadas por Dios, Ser felices.
 O las leyes del mal insinuadas por el Diablo.

Ser infelices e intranquilos.

Cuando cometemos pecado así nadie nos juzgue o se de cuenta de ello siempre sentiremos en nuestro corazón sentimientos de culpa, de tristeza, de arrepentimiento,  de dolor siempre nos faltara algo.

El no cumplimiento de las leyes de Dios de los 10 mandamientos nos apartan  de las gracias divinas que provienen de Dios.

Que son la felicidad el gozo y la paz en nuestro interior

Y nos Impiden el acercamiento  a Dios pero seguimos siendo hijos de Dios.

Y así seamos hijos de Dios ese espíritu santo que habita en nosotros por ser hijos de Dios es el que nos hace sentirnos culpables, tristes e infelices y reconocer nuestro pecado.

El remedio  para no sentirnos mas así es  muy sencillo y esta al alcance de todos nosotros, como el buen ladrón.

Mostrar arrepentimiento, buscar pronto el perdón con sinceridad absoluta y no es solo de forma personal e intima con Dios si no a través del sacramento de la reconciliación o la  confesión con un sacerdote de la iglesia católica.

Estemos seguros que allí nos esperara nuestro padre celestial con los brazos abiertos  para que recobremos el aliento y las fuerzas y la tranquilidad y podamos pasar los momentos difíciles de nuestra existencia con serenidad y claridad.

En la cruz con el ejemplo  de los dos ladrones, nuestro Señor quiso  enseñarnos hasta el último momento que existen dos modos de actuar, y  dos modos de elegir en nuestra vida.

Que si por alguna circunstancia de debilidad, falta de conocimiento o de egoísmo o rebeldía escogemos el mal camino.

Podemos estar seguros que  hasta el último minuto de nuestra existencia en esta vida material podemos renunciar, como el buen ladrón.

Pero debe existir desde lo mas profundo de nuestro corazón un arrepentimiento humilde y reconocer nuestra desobediencia y egoísmo y clamar a Dios pidiendo perdón, ayuda y misericordia, el obrara como un padre amoroso, como lo es su esencia de padre.

«Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso.»

Significa, el perdón de nuestros pecados en la confesión es la  promesa de nuestro Señor de estar con El, en el paraíso.
El arrepentimiento  público que tuvo el buen ladrón de su  debilidad. Es una confesión

Todos somos pecadores todos tenemos algo de los dos ladrones, el bueno y el malo.
Como ser el Buen Ladrón, Muy sencillo, clamando pidiendo ayuda a Dios, por medio de la Oración, por que el muy claro nos dijo nuestro Señor:
Mateo 26:41
Velad y orad para que no entréis en tentación; 

El espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”

La intención y el propósito del Diablo es alejarnos y no dejarnos acercar a Dios ni que seamos felices en esta Vida.

Podemos estar seguros que:

Dios, no estará nunca detrás del hombre para mirar donde no cumple su mandato o Voluntad, mas bien esta siempre enviándole las señales o avisos, (ayudas) "la Gracia" de cualquier forma para que retorne por su propio voluntad a El.

Para un hijo de Dios, por humilde que sea, o con conocimiento material o de Dios mismo, solo le corresponde tratar por todos los medios cumplir con el mandato para lo cual fue creado.

Solo lo lograra, cuando en algún momento de su vida personal
 se pregunte,

¿El porque de la creación?
¿Cual fue y será su fin?
¿Para que me creo Dios?
¿Como debo ser feliz según mis planes y los de Dios?

¿Por que no soy Feliz?

El único objetivo de Dios al crearnos fue, y será por siempre el que fuéramos Felices, durante toda nuestra existencia, que disfrutáramos de las delicias de la creación misma, Someted la tierra (Gen. 1, 28).

Si hasta ahora no lo hemos logrado. Será porque no hemos aceptado, o no hemos cumplido su voluntad sus leyes.

Debemos empezar entonces por aceptar en lo mas profundo de nuestro ser a Dios  y toda su creación.

Después identificar sus mandatos y las leyes universales de la creación, el Amor en toda la creación incluido al hombre mismo”
Y decidirnos a  empezar por todos los medios lícitos posibles a practicarlos en todos su sentido, cuando comencemos estaremos retornando poco a poco a Dios. 


Y en conclusión seremos Felices.

No importa cuanto falte para ello, para Dios no existe el tiempo, solo esta a la espera que por voluntad propia como el Buen Ladrón, algún día de nuestra vida le Digamos desde nuestro interior y con sinceridad absoluta.
Abad, Padre.
Aquí estoy hágase en mi según tu Voluntad.

 Como lo hizo nuestra querida madre.
 La Virgen Santísima.

Debemos ser  hombres y mujeres sencillos, espirituales, trabajadores, e inquietos por pensar, hablar, actuar en base a la doctrina de nuestro señor Jesucristo.

Que desde la cruz de nuestras vidas como la de nuestro Señor Jesucristo, se puede perdonar a los que nos ofenden y comprenderlos como nuestro señor Jesús exclamo:

Padre perdónalos por que no saben lo que hacen.

Que deseando como el buen ladrón, un cambio de vida de arrepentimiento y reconociendo al buen Jesús y sus mandatos y por consiguiente al padre celestial y creyendo en la recompensa de la vida eterna tendremos vida.

Si nuestro señor Jesucristo,  venció el mal, por que nosotros con su promesa, con su ayuda, con la gracia y su misericordia no lo podemos Vencer?

El hombre al  buscar la Felicidad  por medios ilícitos materiales y por medios humanos y no fundamentados en la ley primera de la creación que es  el Amor  no encontrara  la felicidad   nunca.

Solo la hallara cuando desde su interior con sinceridad clame al padre celestial que lo ayude.

 Solo cuando el hombre de tiempos presentes y futuros reconozca su maldad, su error, y la grandeza del creador y sus leyes  y clame con humildad pidiendo piedad y  Justicia para el y la humanidad.

Es entonces cuando El Amor total, dará la justicia y equidad, esa igualdad quitara el sufrimiento de los pueblos, los hombres, y Reinara  la Paz absoluta en la creación entera.

Para terminar quiero clamar a la Santísima Trinidad nos conceda a todos los habitantes del mundo,  la Gracia del Deseo de reconocernos fielmente Hijos de Dios, pertenecientes a la única y real Iglesia Fundada por nuestro señor Jesucristo por la sucesión de Pedro y los apóstoles, y no a iglesias fundadas por hombres con criterios de hombres.

Una  humilde  Oración.

Oh mi Señor, necesitamos mas que antes y ahora que todos los pueblos, las naciones y los hombres te reconozcamos en Pensamientos, obras y Amor.

Oh mi Señor, que tu Voluntad se cumpla y vuestro deseo permanezca no el tiempo de los hombres si no en el tiempo establecido por tu autoridad como Creador.

Oh mi Señor, que la iluminación de las conciencias llegue a cada ser que habita la tierra, que la palabra revelada y practicada sea como el sendero y el camino que nos conduce a la Tierra Prometida.

Oh mi Señor, nuestro anhelo como hoy y siempre debe ser poderte ver cara a cara, como Padre Amoroso,  que nos acojas en la morada Eterna y podamos todos juntos  gozar de la plenitud de tus dones.

Oh mi Señor, no tengas en cuenta nuestras culpas si no el Amor que rige tu esencia  y la Misericordia Absoluta que Emanas,  conforme a ello,  danos pronto  la verdadera paz y   Felicidad a nuestras almas ya sea en esta vida presente o en la  Eterna, como bien nos lo prometiste.
Amen.

Al copiar este articulo favor conservar 
o citar la Fuente:
     www.iterindeo.blogspot.com
 Visitamos